EN EL RÍO CHÍCAMO


El río Chícamo pule la piedra 
en el cañón de calizas. 
El cielo amenazante 
es una sombra 
en la umbría del paisaje. 
Las cañas vedan el camino. 
Sólo un túnel estrecho 
desliza la corriente.
La crecida del río 
nos obliga a buscar 
una escapatoria 
en el estrecho cañón.
Llueve, las negras nubes 
se abandonan 
al abrazo de la sierra. 
El caudal araña 
con sus garras 
las profundas oquedades 
de las montañas. 
La nube acosa sobre el río. 
Las palmeras se asoman 
a ese pasillo de sombras 
y nuestra inquietud 
se siente a salvo; 
atrás las calizas murallas 
que el paso acorralan. 
Ahora puedo abandonarme, 
entregarme a tus brazos 
y suspirar casi sin aliento; 
podrás poseer todo mi cuerpo 
que lamerás con tus labios
al amparo de la vegetación.
Las ropas se tienden 
sobre enebros y tomillares
para que escurran y sequen 
cuando aparezca el sol. 

Anuncios

Acerca de irel Faustina Bermejo

MIEMBRO FUNDADOR DE LA REVISTA LITERARIA MOLÍNEA Y DE TEATRO NUEVA ERA DE MURCIA. SOCIA DE ARTISTAS INDEPENDIENTES Y DE ARTV
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s